By Enric Ribera Gabandé

 

La Universidad de Valencia pone de manifiesto que la que produce la IGP de Almagro tiene propiedades únicas en la prevención de enfermedades cardiovasculares y del cáncer.

 

Entre las muchas e incontables incógnitas y dudas que aún existen en la actualidad, mucho a pesar de los estudios llevados a cabo por especialistas de la temática de los alimentos a nivel mundial, surgen preguntas, preguntas…y más preguntas sobre ciertas materias primas que son presentes día sí, otro también en la mesa popular. Una de ellas es ¿de cuando data el cultivo de la berenjena? Se sabe, no a ciencia cierta, que los orígenes de su cultivo se sitúan 2000 años a.C., posiblemente en el sudeste del continente asiático, China, Birmania y el noreste de India, en el estado de Assama.

 

Comerciantes árabes la llevaron hacia el norte de África, para más tarde introducirla en Europa a través de la España dominada por los musulmanes, extendiéndose su cultivo como una gota de aceite por diversos países mediterráneos de clima cálido. Es cierto que, en un principio, su consumo conllevó problemas intestinales, debido, seguramente, a la carencia de conocimientos elementales de cómo prepararla gastronómicamente, o a utilizar especies no comestibles, lo que conllevaba problemas de digestión que le dieron una mala reputación.

 

En Europa, en los primeros compases de su introducción en el consumo, la berenjena, se creía, que provocaba incontable número de enfermedades como la epilepsia, la fiebre y la locura, por lo que la planta llegó tener una utilización decorativa en la casa, no un alimento. Carlos Linneo, botánico de origen sueco, fue quién le puso el nombre de Solanum melongena a la berenjena.

 

El libro escrito en el siglo XV, Cancionero de Baena, habla por primera vez de la berenjena en lengua castellana, y lo hace elogiando sus virtudes, a la vez que enseña sus utilidades en la cocina. Pero a la berenjena se le deben muchas propiedades saludables. Ciertos pigmentos de la piel de esta planta reunen propiedades antioxidantes, mucho más las berenjenas que se producen en la IGP Berenjena de Almagro, según pone de manifiesto la Universidad de Valencia a través de un riguroso estudio, que las hace ser únicas en la prevención de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y del cáncer.

 

El consumo de la berenjena también ayuda a reducir el colesterol y previene la arteriosclerosis. Para los diabéticos es beneficiosa ya que reduce los niveles de glicemia. La ingesta del zumo de este fruto machacado con agua en reposo durante un día es indicada para aliviar los dolores reumáticos. En su composición biológica predomina el agua, en un 90%, a pesar que no tiene grasas, es rica en fibra (si se consume con piel) y aporta pocas calorías, por lo que se aconseja incluir en dietas de adelgazamiento. También, proporciona vitaminas E, A, C, B1, B2; y minerales, como el hierro, el calcio, el fósforo y  el potasio.

 

E.mail: riberaenric@telefonica.net  

www.rutasviajeras.com  

www.gourmetvinos.com  

www.lacuinadecatalunya.cat  

www.facebook.com/gourmetvinos  

www.facebook.com/rutasviajeras  

www.turismo20.com/enricriberagabande  

www.twitter.com/enricriberagabande  

www.bligoo.com/gourmetvinos  

www.plus.google.com

Visitas: 170

Cocina un comentario

¡Necesitas ser un miembro de ▷Descubre TvCocina!🦀🥩Las Mejores Recetas y Vídeos de Cocina!🥗 para añadir comentarios!

Únete ▷Descubre TvCocina!🦀🥩Las Mejores Recetas y Vídeos de Cocina!🥗

Busca VídeoRecetas

FacebookTwitterYoutube

© 2019   Creado por Tvcocina.   Tecnología de

Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio