En el encuentro que he tenido esta semana con Ferran Adri√† en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona con motivo de la presentaci√≥n de la cuarta edici√≥n de la F√†brica de menjar solidari que organiza el Casal dels Infants he tenido la oportunidad de hablar con el gran maestro de la gastronom√≠a mundial, recordando sus inicios en el m√≠tico restaurante de Cala Montjoi, elBulli. Tengo fresca la memoria de la comida que realic√© un d√≠a¬† del mes de octubre de 1984, de regreso de un viaje que llev√© a cabo en Alsacia con el amigo y entonces director de la revista Comer y Beber, Jaime Beltran, del cual, dicho sea de paso, aprend√≠ junto a √©l mucho de este sector en el que ando vinculado despu√©s de casi 40 a√Īos.

Nos encontr√°bamos en la comida de bautismo de Adri√† al frente de elBulli, despu√©s de que Jean-Louis Neichel cediera el testimonio de la cocina a √©ste por entonces aprendiz de chef, que empezaba a pintar los platos gastron√≥micos con colores estridentes y cuyas creaciones iban destinadas a marcar una¬† nueva y revolucionaria l√≠nea en los fogones de la Sra. Marqueta, oriunda de Alemania, que un buen d√≠a de la d√©cada de los a√Īos¬† 80, de vacaciones por la costa gerundense, se enamor√≥ de este bello rinc√≥n de Rosas y lo adquiri√≥ posteriormente para abrir un merendero que bautiz√≥ con el nombre de su perro de compa√Ī√≠a, Bulli, ofreciendo ensaladas y carnes a la brasa.

Jaime, Juan, Pilar, Sóle y yo, después de esta comida en elBulli se nos quedó una cara de tontos que no podíamos con ella. No teníamos palabras para definir lo que Ferran presentó en la mesa. De lo abundantes que se servían los platos en aquélla época se pasó en un pis pas en diminutos y no entendibles bocados destinados a saborear los contrastes de colores y sabores, sin ser abundantes, cosa, que por contra, sí era habitual en nuestro país. Fue sorprendente el ágape, pero, a priori, dejaba un espacio abierto al progreso en este incierto y fértil campo que ya desde entonces empezaba a sembrar el joven de Hospitalet de Llobregat.

Beltrán y yo, después de este encuentro gastronómico bulliniano, seguímos de cerca su evolución, con el punto de vista puesto en sus incansables creaciones que desarrollaba paso a paso. Primero, llegó el caviar de melón. Después, los humos, los aires, la tortilla de patatas líquida, las deconstrucciones, la nanotecnología…

De esto y de la evolución de vértigo que ha vivido elBulli desde entonces de la mano de su socio de toda la vida (hasta su fallecimiento en julio de 2015), Juli Soler, ha ido hilvanando un rosario de éxitos, premios, reconocimientos y proyectos que le han catapultado como el indiscutible chef del siglo XXI, y uno de los más prolíficos creadores de todos los tiempos a nivel mundial. 

Enric Ribera Gabandé

Visitas: 88

Cocina un comentario

¬°Necesitas ser un miembro de ‚Ė∑Descubre TvCocina!ūü¶Äūü•©Las Mejores Recetas y Vídeos de Cocina!ūü•ó para a√Īadir comentarios!

√önete ‚Ė∑Descubre TvCocina!ūü¶Äūü•©Las Mejores Recetas y V√≠deos de Cocina!ūü•ó

Comentado por Recetas de Cocina el Noviembre 14, 2016 a las 6:46pm

Increíble !!

Busca VídeoRecetas

FacebookTwitterYoutube

¬© 2019   Creado por Tvcocina.   Tecnolog√≠a de

Emblemas  |  Informar de un problema  |  T√©rminos de servicio