ESCUELA DE COCINA Y ¬†POSTRES¬†¬†¬† JOAN¬†¬† VILLAR√ď

¬† = VIVENCIAS¬† GASTRON√ďMICAS=

"COMO UNA VERDADERA MADRE".

Me encuentro en la habitaci√≥n de una casa particular donde el due√Īo del restaurante el cual presto mis servicios como segundo cocinero se hace cargo del alquiler. Con el brazo derecho algo cansado por el esfuerzo de haber llevado mi abultada maleta, la deposito con cuidado sobre el grueso colch√≥n. El problema que yo veo, es que la cama parece un poco m√°s corta que mis piernas pero bueno, ya lo comentar√©. A pesar de ser un lugar muy antiguo, la limpieza veo que brilla por todos los rincones de este piso casi renacentista.

Ya han pasado¬†¬† seis meses o m√°s,¬† pernoctando en la casa, pronto me familiarizo con el ambiente. La buena se√Īora empieza a portarse como una buena madre, incluso se preocupa por m√≠, si alg√ļn fin de semana llego tarde a dormir procedente de alguna discoteca de turno¬† de la ciudad de Girona. Quiz√°s, a veces, me sent√≠a un poco presionado, pero no en un tono dictatorial, si no, por el hecho de ser una se√Īora viuda con un hijo residente en Estados Unidos y otro que seg√ļn me explic√≥ ella misma, hac√≠a dos a√Īos escasos que hab√≠a fallecido en un tr√°gico accidente de tr√°fico dici√©ndome en m√°s de una ocasi√≥n, que me parec√≠a mucho a el en mi forma de ser. Deb√≠a de comprender pues, que era muy normal que actuara as√≠ sobre m√≠ aflorando su instinto maternal.

Despu√©s de dos a√Īos,¬† finalizo mi estancia laboral en el restaurante y claro, tambi√©n de vivir en el piso con la Sra. Rosario (nombre ficticio para preservar su intimidad)

Siempre que pod√≠a , iba a verla, pero la √ļltima vez que llam√© a su puerta, nadie me contest√≥, si lo hizo, la vecina del rellano la cual me coment√≥ en voz baja- SUPONGO QUE TU ERES JOAN, EL COCINERO A JUZGAR POR LA DESCRIPCI√ďN QUE ME HIZO DE TU PERSONA. ELLA POR DESGRACIA, NOS DEJ√ď HACE TRES SEMANAS, PERO ME ENTREG√ď ALGO PARA TI. - La mujer, tambi√©n de avanzada edad, se dio lentamente media vuelta y de forma sigilosa sujet√°ndose con su bast√≥n de empu√Īadura de n√°car, abri√≥ con dificultad la puerta de su piso para volver a los cinco minutos y darme un libro de considerable tama√Īo el cual casi no pod√≠a sujetar. Era el ¬†libro de cocina preferido de la Sra. Rosario, el cual, siempre consultaba muy a menudo sentada en su sill√≥n de mimbre. A juzgar por la fecha de edici√≥n ten√≠a casi cien a√Īos. Gracias a la desaparecida buena mujer, enriquecer√© aun m√°s, mi experiencia culinaria pens√©, mientras una peque√Īa niebla h√ļmeda se pos√≥ en mis ojos por segundos.

MEJILLONES A MI ESTILO

Despu√©s de haber abierto 1kg.y ¬Ĺ de mejillones con un poco de vino blanco, agua, laurel y¬† ¬Ĺ lim√≥n, los reservaremos quit√°ndoles una concha. Ahora, a¬† ¬Ĺ¬† litro de salsa de tomate, le a√Īadiremos unas gotas¬† ¬†de vinagre de buena calidad. Cubriremos los mejillones con esta salsa, poni√©ndoles por encima unas lonchitas peque√Īas de queso semi, del mismo tama√Īo que los mejillones. Gratinaremos y reservaremos.

ENTRA EN ‚ÄúYOU TUBE‚ÄĚ Y TECLEA¬† VIDEOS DE JOAN VILLAR√ď. SON DIFERENTES, YA VER√ĀS

 

Visitas: 55

Archivos adjuntos

Responde a esto

Busca VídeoRecetas

FacebookTwitterYoutube

¬© 2019   Creado por Tvcocina.   Tecnolog√≠a de

Emblemas  |  Informar de un problema  |  T√©rminos de servicio