Subimos con el Land Rover por la empinada cuesta llena de piedras y pavimento irregular y  según me dice, ya falta menos para llegar a la casa de sus padres, una casa algo aislada situada en lo alto de la cima. Mauricio, mi gran amigo y compañero de trabajo, no deja de sonreir. Al cabo de veinticinco minutos, nos encontramos prácticamente delante de la gran casona que  por la parte de atrás cuenta con varios árboles casi centenarios que le dan un aire muy  especial. Muy por encima de la puerta de entrada,  un gran balcón de madera con los barrotes muy gruesos parece indicarnos que desde allí  disfrutaremos del precioso paisaje que nos envuelve.

-HACE TIEMPO QUE NO VEO A MIS PADRES Y SE ALEGRARON CUANDO LES DIJE POR TELEFONO QUE HOY LES VISITARIAMOS- Me dice Mauricio. - PERO...¿ES QUE HAY TELÉFONO EN LO ALTO DE ESTE MUNDO PERDIDO?- Le contesto.- ME HAS PILLADO, TE VOY A DECIR LA VERDAD, ESTA CASA ES DE GLORIA, LA RECEPCIONISTA DEL RESTAURANTE. LA HEREDÓ Y HOY, NOS ESTÁ ESPERANDO JUNTO A LA CHICA QUE TANTO TE GUSTA Y QUE SEGUN SIEMPRE ME DICES NUNCA TE HACE CASO- Quedo sorprendido con sus palabras tratándose  de Susana, la hija del propietario la cual junto con Gloria veo asomadas en el balcón dándonos efusivamente la bienvenida -ME HAS DADO UNA GRAN SORPRESA SUSANA- Le digo en voz alta una vez bajo del coche.

Los cuatro, pasamos unos cuatro días inolvidables siendo hoy, el último, y a las ocho de  la mañana me encuentro asomado desde la ventana viendo la hierba llena de escarcha mientras  pienso que  parece queso rallado a punto de esparcir por encima de unos canelones el cual, se debe de poner en la bandeja intermedia del horno para conseguir un bonito dorado al igual que disfruto con la  preciosa uniformidad de esta escarcha aunque en este caso es blanca, claro. Es claro ejemplo relativo al color pero no en sabor, claro.

 

 

CON TOMATES DE LA HUERTA

Untamos  con un poco de aceite, 4 tostadas poniendo  unas lonchas de queso semi por encima. Encima del queso, colocamos dados pequeños de membrillo y sobre este,  rodajas de tomate cortadas finitas. Las colocamos bajo el gratinador . Cuando esté el queso fundido, se espolvorean muy ligeramente, es decir muy poco, con orégano.

 

Visitas: 170

Archivos adjuntos

Responde a esto

Busca VídeoRecetas

FacebookTwitterYoutube

© 2019   Creado por Tvcocina.   Tecnología de

Emblemas  |  Informar de un problema  |  Términos de servicio