EL TRABAJO DE TEMPORADA EN LA COSTA

 

A medida que pasaban los días, mi entusiasmo iba en aumento sintiendo a menudo un hormigueo que me hacia cosquillas en la piel, sobre todo, cuando ya me encontraba descansando después de una necesitada ducha nocturna para quitarme el sudor acumulado de toda la jornada. Aquellos últimos dias de temporada de verano en aquel gran hotel restaurante de la costa como cocinero habían llegado al límite de mis defensas corporales para afrontar el excesivo trabajo que teníamos en la cocina. Eramos más bien pocos, en relación a los mas de trescientos clientes que llenaban los tres grandes comedores. Entre la extensa carta y el completo menú de siete entrantes, siete primeros y siete segundos, perdíamos muchas veces la noción del tiempo en el transcurso de la mañana debido a la rapidez extrema con qué confeccionábamos el gran numero de platos. ¡Madre mia¡ en vez de hacer un trabajo hacíamos la maratón y lo malo es que muchas veces los nervios hacían acto de presencia a muchos de los componentes entre cocineros y ayudantes llegando alguna vez casi a las manos por problemas de trabajo y es que como en todo, cualquier exceso es malo. El trabajo de temporada es muy duro ya que antes se hacían tres meses o más sin ningún día de fiesta y al final se hacia inaguantable. Menos mal que nuestra juventud podía  con todo.

¡Tienes que ser miembro de 🔥 TvCocina ★ Videos de Cocina Top + Recetas Gourmet y Cocineros para agregar comentarios!

Join 🔥 TvCocina ★ Videos de Cocina Top + Recetas Gourmet y Cocineros

Votos 0
Enviarme un correo electrónico cuando me contesten –